Riesgos de ciberseguridad para los menores de edad

riesgos de ciberseguridad

Quienes navegamos por el ciberespacio, tengamos la edad que tengamos, estamos expuestos a una ingente cantidad de riesgos de ciberseguridad. Sin embargo, los más afectados por estos peligros son los menores de edad. 

Esta es una gran preocupación y a la vez un importante desafío que deben afrontar los padres de hoy en día. Sin embargo, no solo es importante enseñarles a tomar la mayor cantidad de precauciones posibles sino que también hemos de preocuparnos por exigir a nuestros gobiernos que obliguen a las empresas a tomar medidas de seguridad eficaces en sitios no aptos para menores.

Afortunadamente, existen herramientas muy simples y fáciles de implementar por los propietarios de un sitio web, que permiten verificar la edad de las personas entran en una web con contenidos prohibidos para menores de edad. Un ejemplo de ello es Go.cam, una aplicación que ya está siendo utilizada con gran éxito en Francia por la empresa XloveCam, una web destinada al entretenimiento para adultos.

A continuación te contaremos cuáles son los tres principales riesgos de ciberseguridad a los que nuestros niños y jóvenes se ven expuestos en Internet para que puedas tomar las medidas pertinentes para evitarlos.

¿Cuáles son los riesgos de ciberseguridad más importantes para los menores de edad?

Los riesgos de seguridad son cada vez más graves y numerosos, por lo que es muy difícil elegir entre los más importantes. No obstante, hemos realizado un estudio sobre el tema para contarte cuáles son los más comunes y fáciles de encontrar cuando tus niños y adolescentes navegan por la Red.

  1. Ciberacoso o ciberbullying 

Desafortunadamente este se lleva, sin lugar a dudas, todas las palmas. Se trata de uno de los peligros más graves y habituales con el que se pueden encontrar nuestros adolescentes y niños en Internet.

Los ciberacosadores se valen del anonimato que brinda una pantalla de ordenador para engañar a los más jóvenes y sacar partido, ya sea sexual o económico, de este engaño. 

Las redes sociales son uno de los medios más habituales para encontrar a este tipo de ciberdelincuentes, pero no son los únicos. También los podemos encontrar en un gran número en los juegos online. De aquí el peligro, pues son estos los sitios más visitados por nuestros hijos. 

Algunos juegos en línea constituyen un mundillo en el que algunos jugadores son sometidos a ataques permanentes que pueden llegar a convertir lo que debería ser una maravillosa experiencia lúdica en una verdadera pesadilla.

  1. Malware

Se denomina malware al software malintencionado diseñado para instalarse en nuestros equipos y dispositivos con intención de provocar daños en nuestro sistema operativo o tomar el control del mismo.

El malware es especialmente peligroso para los adolescentes y niños ya que se esconde detrás de la descarga de películas, series o juegos.

Es importante contar con un buen antivirus y darles a nuestros hijos una explicación clara acerca de los perjuicios que estos códigos maliciosos pueden afectar sus dispositivos y sus vidas.

  1. Sexteo

El sexting o sexteo es el intercambio de mensajes e imágenes de contenido sexual entre dos o más personas. 

Aunque no pueda considerarse un riesgo de seguridad en sí mismo, es importante educar a los más jóvenes en lo referente a sus probables y nefastas consecuencias. Entre ellas, podemos mencionar la posibilidad de ver expuesta su intimidad ante adultos que fingen ser adolescentes o de sus mismos compañeros de escuela simulando ser quienes no son con el único objetivo de divertirse. Asimismo, corren el riesgo de ser amenazados con divulgar sus textos o imágenes privadas entre su grupo de amigos si no continúan con estos envíos.

Los niños y jóvenes deben ser conscientes de que una vez que envían sus imágenes, estas quedan completamente fuera de su control. También es importante que sepan que deben borrar cualquier tipo de imagen privada de sus dispositivos y que, en el caso de ser amenazados pueden acudir a la policía, ya que la divulgación de contenido privado de otra persona es constitutiva de delito.

En síntesis, para no convertirse en un prisionero de los ciberdelincuentes no hay nada mejor que mantenerse informados de todos los peligros subyacentes en la Red de Redes.

Y tú, ¿conoces algún otro tipo de riesgo de ciberseguridad de los tantos que acechan el ciberespacio? ¡Compártelo con nosotros y divúlgalo!